1 marzo, 2019

Como padre manténgase actualizado en la dinámica del internet y conforme avanza la tecnología establezca reglas claras con sus hijos para evitar problemas.

Trina Intoci Ochoa

Hasta hace algunos años el principal medio de entretenimiento de los niños era la televisión.Incluso a finales de la década de los 90, era tema de discusión el que muchos padres relegaran gran parte de la educación de sus hijos a este medio de comunicación, dejándolos sin supervisión frente a la pantalla por más de dos horas.

Hoy la mayoría de los niños no solo ven la TV, sino que navegan por internet a través del ordenador de la casa, teléfonos y tablets. Si bien hay contenidos con fines educativos y de entretenimiento infantil, también es cierto que la falta de control de la información que circula en la red y la libertad de acceso a las redes sociales, convierte a los niños que se integran a la aldea global, en seres aún más vulnerables. Esto ha de encender el alerta en los padres quienes deben prevenir los peligros que corren sus hijos al entrar a la Red.

Pero, ¿Cómo cuidar de los hijos en este mundo virtual? De acuerdo con datos del Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), cada año más de un millón de niños caen en redes con contenido pedofílico, con lo que el ‘Ciberacoso’ se convierte en una de las principales amenazas para los pequeños que navegan en internet, seguido del robo de identidad, el secuestro y la adicción a la Red.

Lo anterior no significa que entre en pánico e impida a su hijo usar la computadora. En todo caso, manténgase actualizado en la dinámica del internet y conforme avanza la tecnología establezca reglas claras con sus hijos para evitar problemas. Conscientes de los riesgos que corren los niños en la Red, el centro de seguridad familiar de Google presenta algunos consejos por parte de expertos y padres de familia, que le serán de gran utilidad y que se comparten a continuación:

  1. Equipamiento adecuado. Los padres son los responsables de relacionar a sus hijos con la
    tecnología. Cuide la manera en que los expone. Por ejemplo, en el 2004, el 18 por ciento de niños
    y jóvenes tenía iPod y mp3; en el 2009, el 76.
  2. Acompañe a sus hijos siempre. Ningún pequeño debe permanecer solo frente al computador. El
    problema no es Internet, sino el tipo de orientación que se da para su uso. Es importante fomentar
    el diálogo.
  3. Establezca reglas claras. Nunca dar datos personales, evitar encuentros con alguien que hayan
    conocido en la Red y evitar entrar a páginas con contenidos inapropiados.
  4. Manejo apropiado. Para establecer rutinas sanas, los padres pueden crear usuarios
    independientes para cada niño en el computador y programar horas de permiso para navegar,
    programas que puede utilizar, etc.
  5. Ayúdese de la tecnología. Instale un ‘software’ de monitoreo pasivo de Internet. Estos guardan
    un registro de las páginas visitadas, sin violar la intimidad del menor, y generan cierto tipo de
    controles de visita a algunos sitios web.
  6. Cree listas negras y blancas. Las primeras se refieren a sitios no recomendados; las segundas son
    páginas con contenido sano. Estas se crean dentro del usuario y permiten controlar su navegación.
  7. Aprendizaje permanente. Los niños son usuarios nativos; nacieron en una época en la que
    Internet es vital y, por ende, se les facilita su manejo. Por eso, los padres deben conocer y explorar
    este campo y evitar que sus hijos les ‘tomen ventaja’.
  8. Observe el comportamiento. Si el niño cambia de actitud de repente, puede estar viviendo un
    mal momento en el hogar, en el colegio o quizás en Internet. Por eso, es importante evaluar las
    páginas que visita.
  9. Limite el tiempo de navegación. Así, menor será la probabilidad de encontrar material
    inapropiado. La Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños no pasen más de dos
    horas por día frente a una pantalla.
  10. Ubique la computadora en un espacio abierto. Ponga el computador en un lugar público en
    casa. Así le será más fácil supervisar al niño. No lo deje solo si navega en otros dispositivos, como
    los celulares.